Sonora Power 2021

Por Demian Duarte

En exactamente 10 días (el 5 de marzo) inician las campañas por la gubernatura de Sonora y la contienda ya está armada y definida, entre los 3 principales contendientes y otros 3 aspirantes que aparecieron en el último momento, como para ponerle emoción al juego del poder.

El autor es periodista especializado en economía y política con 30 años de experiencia, correo a demiandu1@me.com, sígalo en Twitter en @demiandu, Facebook Demian Duarte y Youtube Sonora Power

Ya conocemos a Alfonso Durazo Montaño, candidato de la Coalición “Juntos Haremos Historia por Sonora”, que suma a Morena, el PVEM, el Panal y el PT, candidato que postula y defiende los principios de la cuarta transformación y los criterios con los que gobierna Andrés Manuel López Obrador. 

Él de hecho está arriba en la contienda con el 45 por ciento de la intención de voto y su fortaleza es por supuesto lo que postula y la figura del presidente de la República, que si bien no aparecerá en la boleta electoral, es al final una influencia definitoria en la contienda.

En la otra esquina está otro viejo conocido, Ernesto Gándara Camou, que va en la Coalición “Va por Sonora” y que suma a los partidos PRI, PAN y PRD. “El Borrego” como le llaman sus simpatizantes está en segundo lugar con alrededor del 21% de la intención de voto, su principal problema a mi modo de ver es precisamente esa coalición extraña en donde los partidos que lo postulan lo único que tienen en común es el odio recalcitrante contra el que ven como su enemigo común, el presidente López Obrador y su proyecto de gobierno. Ellos son la reacción.

Como candidato colero, podemos ubicar a Ricardo Bours Castelo, quien es presentado por el Movimiento Ciudadano, y que poco a poco ha escalado posiciones desde el 10% inicial a tener un 20% de la intención de voto, lo que lo coloca como un contendiente sorpresivamente serio, que se ha decidido a competir y que no ha dudado en invertir tiempo, dinero y recursos humanos en lograrlo.

Después vienen 3 candidatos que se registraron de última hora, por un aparte Rosario Robles Robles, que viene por el partido Fuerza por México que hace su primera aparición en Sonora como opción política.

En este caso Fuerza por México tiene como personaje protagonista no a la candidata, quien es una académica del Colegio de Sonora, sino a su dirigente, la ex diputada panista Carolina Lara, con ligas y lazos muy fuertes con el padresismo.

Carlos Ernesto “El Bebo” Zatarain aparece como abanderado del Partido Encuentro Solidario, que no es otra cosa que la continuación del Partido Encuentro Social o PES, que fue de aliado con Morena en las elecciones del 2018 y que sin embargo perdió el registro, por lo que ahora debe contender en solitario a fin de conseguir un porcentaje del 2% de la votación, lo que le permitiría mantener como fuerza política.

Lo interesante del “Bebo” como candidato es que recientemente se le vio tomándose fotos con Alfonso Durazo y asegurando que apoyaría el proyecto transformador de Sonora que emprende el de Bavispe, lo que hace entender que en su momento el ex priista, que fue alcalde de Guaymas, diputado federal y diputado local, hará una labor de contención e incluso de defensa a fin de jalar votos del PRI y ayudar al abanderado de Morena, incluso con la posibilidad de declinar a su favor cuando sea el momento oportuno.

En sexto lugar aparece Cuauhtémoc Galindo, ex alcalde de Nogales, ex diputado federal y ex legislador local, como abanderado del partido Redes Sociales Progresistas”, una organización política ligada a Elba Esther Gordillo y que impulsa su yerno.

La postulación del “Temo” no deja de ser interesante, pues es un político joven, que goza de cierto prestigio entre los panistas y que ahora se postula por un partido que en el caso de Sonora es identificado con el padresismo, lo que al final de cuentas también manda un mensaje interesante respecto a cual es su posición y cómo el panismo también está resintiendo en sus liderazgos y cuadros los costos de haberse aliado con sus enemigos de siempre, es decir el PRI, pues esto causa molestia en su base militante y hace que al blanquiazules le esté desgranando la mazorca.

Nadie se postula en una contienda política con la idea de perder, sin embargo cada fuerza en la contienda tiene sus objetivos, y en este caso el de Durazo es obtener un triunfo contundente, el de Ernesto es dar la pelea hasta el final y en un descuido hasta ganar y el de Ricardo es competir, incomodar y dividir, pretendiendo que en un momento puede mandar al PRI-PAN-PRD al tercer lugar y así tener él la posibilidad de dar la sorpresa y colocar al MC como la segunda fuerza electoral en la entidad.

El resto de los abanderados son solo fauna de acompañamiento, que sin embargo muy bien pueden marcar el rumbo de los debates, jalar votos para una u otra causa, dividir electores y al final del día poner su marca en la contienda. En un momento dado lo que ocurre es que a Río Revuelto, la ganancia es de los pescadores.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here