Sonora Power 2021

Por Demian Duarte

Hoy faltan exactamente 45 días para las elecciones, 44 faltarán este jueves 22, son 6 semanas exactas a la cita con las urnas y solo 5 semanas más de campaña, ya están listos los 2 debates entre los contendientes el primero el 27 de abril, el segundo el 18 de mayo.

El autor es periodista especializado en economía y política con 31 años de experiencia, correo a demiandu1@me.com, sígalo en Twitter en @demiandu, Facebook Demian Duarte y Youtube @SonoraPower

Y en este punto intermedio la campaña se ha tornado en lo que tenía que serían guerra de señalamientos, intercambio de mandobles, bajezas, noticias falsas, señalamientos infundados que incluso rayan en la difamación y una búsqueda persistente por aparecer en las encuestas y hacer ver que la contienda está cerrada, aunque diste mucho de estarlo.

Poco ha cambiado en los 45 días que lleva la campaña, Alfonso Durazo Montaño, el candidato de “Juntos Haremos Historia por Sonora” comenzó muy arriba y sigue muy arriba, el escenario más optimista para Ernesto Gándara Camou candidato de “Va por Sonora”, es que está a 7 puntos del líder en la intención de voto.

De Ricardo Bours Castelo, el candidato del Movimiento Ciudadano, no hay mucho que decir, solo que está estancado en un tercer lugar y que su mejor condición es buscar 9 puntos, si acaso 10, por eso recurre a campañas negras que además él mismo enuncia en sus videos de campaña y en sus redes sociales.

Ricardo está molesto, muy molesto, él creyó que por alguna extraña razón su candidatura prendería entre los ciudadanos, pero su caracter pedante y su prepotencia innata lo hacen el candidato por el que nadie quiere votar, a menos claro que tenga un compromiso con él.

Sin embargo este Bours Castelo si le está costando votos al candidato del PRI, Ernesto Gándara a quien odia con odio cajemense, lo llama cobarde, lo ve como un traidor, todo por los conflictos inconfesables del otrora secretario particular del exgobernador Bours, su hermano Eduardo, y por eso está decidido a hundirlo.

“Si yo no soy gobernador, tú tampoco”, es la lógica en la que opera el representante de la fortuna número 10 en el país, el del clan Robinson Bours.

De Gándara Camou se pueden decir muchas cosas, pero creo que la más resonante es que su candidatura no crece y ya no va a crecer, se quedó estancado en los 30 puntos, que es la mezcla de ese extraño entramado llamado Tumor, la suma del PRI-PAN-PRD en esa loca alianza que dice “Todos Unidos contra Morena”.

Ernesto, o el “Borrego” como le llaman sus cercanos ha cometido errores grandotes y chiquitos, comenzando por subir al barco a un montón de indeseables, neopanistas y neopriistas que no le tienen absolutamente ninguna lealtad y que están ahí por el temor que les causa el hecho de que Morena y la 4T lleguen a Sonora.

Ernesto también se ha rodeado de parte del estatus quo Hermosillense, de Cajeme, Guaymas, Navojoa y no mucho más, lo que se creen y se sienten dueños de Sonora, muchos de ellos que ni siquiera se han comprometido con él, pues parten de la lógica de que al llegar un nuevo eje de poder a Sonora, ellos tendrán que alinearse ahí.

Apenas el lunes presentó su plan de recuperación de Sonora, donde entre otras cosas dijo que rechaza las imposiciones del centro, e incluso llamó a darles “una enorme lección a los que quieren que Sonora pierda y que no entienden que los sonorenses tomen sus propias decisiones”.

“No vamos a ser súbditos de nadie, no nos va ganar ningún miedo que nos quieran imponer y estoy aquí para decirles que su voto es uno por la reactivación económica, por un plan, un rumbo y un Sonora ganador, por eso quiero ser gobernador y por eso les pido con humildad el apoyo para eso”, dijo.

Gándara Camou dijo “vamos a retomar el rumbo, el rumbo que hemos perdido y él que hemos merecido, por una Sonora ganadora”. 

El detalle es que al candidato ya se le olvidó que quien gobierna Sonora es Claudia Pavlovich Arellano y que antes de ella estuvo Guillermo Padrés Elías, ella del PRI, él del PAN, y entonces su diagnóstico parte de la idea de que ambos partidos fallaron en su empeño.

Esa es sin duda la mejor publicidad que se le puede dar a su contrincante, Alfonso Durazo.

Gándara por cierto dijo que ya está arriba en las encuestas, sin embargo no dice en cuáles y aunque existe un  ejercicio demoscópico que habla de que está 4 puntos arriba, la verdad es que eso no es más que una fantasía.

Hoy en día el promedio de las encuestas en intención de voto conceden al menos 9 puntos a Alfonso Durazo, y en algunos casos los ciudadanos manifiestan que de ser hoy las elecciones, Morena y sus aliados ganarían no solo la gubernatura, sino los 7 distritos federales, 15 de 21 distritos locales y las principales ciudades, partiendo de Hermosillo, Cajeme, Nogales, San Luis y siguiendo por Navojoa, Guaymas, Empalme.

De modo que Gándara se miente a si mismo, o sus asesores, su equipo le dicen mentiras a diario, no está en la contienda y aunque nadie participa en las elecciones para perder, está claro que existe un factor de rechazo ciudadano manifiesto a su partido de origen el PRI, al PAN y todo lo que representa y por supuesto al oportunista PRD.

Alfonso Durazo va ganando con claridad y Sonora está a punto de sumarse al proyecto transformador de la 4T y aunque su campaña dista de ser perfecta, es el candidato que tiene propuestas más articuladas, naturalmente que sus adversarios intentan ridiculizarlas, pero está claro que su intención de hacer que Durazo apareciera como un personaje ajeno a Sonora no funcionó.

Lo que tiene que hacer Durazo en estas 5 semanas es no equivocarse, no hacer declaraciones absurdas, no salirse de la tangente y mantener su mensaje, su discurso a tono con los criterios y valores de la Cuarta Transformación: No robar, no mentir, no traicionar al pueblo… Por el bien de todos primero los pobres.

A partir de este fin de semana se suman a la campaña los aspirantes a alcaldes y diputados locales y es necesario que en este espacio los candidatos Morenistas sigan por esa línea recta y que no se equivoquen.

Lo que se viene en esta etapa es literalmente la guerra y la primera batalla (que ya se vive hoy) es la de las encuestas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here