Sonora Power 2021

Por Demian Duarte

Estamos exactamente a 4 semanas de la jornada electoral, justo a 28 días del día en el que los ciudadanos habremos de emitir nuestro voto y por supuesto que es una cita sumamente importante la que tendremos que cumplir el 6 de junio, porque decidiremos el futuro de nuestro estado, de nuestro municipio y de nuestro país.

El autor tiene 31 años de experiencia en el periodismo

Hay claro está 2 opciones y es en este momento donde uno no se puede andar con medias tintas, o votas por un proyecto renovador que plantea la transformación de Sonora o votas por seguir igual, independientemente de lo que eso signifique.

Yo no suelo andarme con titubeos a la hora de fijar mi postura política, ni mis preferencias, creo es mejor la claridad a la hipocresía y entiendo que como periodista es importante ofrecer a mis lectores y espectadores una visión clara de quién soy y qué es lo que estoy viendo y sintiendo a la hora de emitir mi voto. 

Tratar de escudarse en una supuesta imparcialidad que no existe es lo más deshonesto que existe intelectualmente hablando, para empezar porque está claro que todos tenemos preferencias, ideología e intereses alrededor de una contienda en la que está en juego todo, la visión con que se conduce nuestro estado, la viabilidad de mi ciudad y cómo se conducirá el país en los próximos años.

Ya en el pasado lo he hecho abiertamente y en el 2018 a estas alturas de la elección manifeste abiertamente que mi voto era para Andrés Manuel López Obrador y la 4T; hoy lo refrendo.

Y por eso no dudo en decir que votaré por Alfonso Durazo Montaño para gobernador de Sonora; votaré por Celida López Cárdenas como presidenta municipal de Hermosillo, votaré por Celeste Taddei (Distrito 11 Hermosillo) como mi representante ante el Congreso del Estado de Sonora y votaré por Lorenia Valles Sampedro como mi representante ante el Congreso de la Unión.

La razón es que creo que son los mejores perfiles y quienes tienen el mejor proyecto colectivo para alcanzar los objetivos que creo son prioritarios para mi estado, mi comunidad y mi país y lo digo desde ahora, en lo que considero un acto de honestidad periodística, pero sobre todo con argumentos.

Mire, yo conozco muy bien, quizá demasiado bien, a quienes compiten y debo decir que creo que quienes están enfrente de ellos son buenas personas, incluso he tenido relaciones profesionales y de amistad con algunos de ellos, por lo que no es por su persona que no votaré por ellos, sino por lo que representan.

Para gobernador el verdadero contendiente es Ernesto Gándara Camou, candidato de “Va por Sonora” ese conglomerado de partidos que suma al PRI-PAN-PRD, los demás son solo fauna de acompañamiento, incluido el inefable Ricardo Bours Castelo. Y mire tengo incluso una relación de amistad con él (Gándara) y su familia, una familia muy querida y conocida de Hermosillo, sin embargo votaré por Durazo, el candidato de Morena y la Coalición “Juntos Haremos Historia por Sonora” porque creo que en este momento es lo que le conviene a mi estado.

Alfonso Durazo ofrece al elector una visión integral de lo que es y ha sido Sonora, tiene un diagnóstico correcto de la realidad estatal y ofrece soluciones reales para elevar la competitividad del estado y relanzar su economía a partir de proyectos de infraestructura que tendrán efectos profundos en la entidad, como es la rehabilitación del puerto de Guaymas como el gran factor de desarrollo, la ampliación de la carretera federal 2 a 4 carriles a fin de conectar Sonora con Baja California y acceder así de manera más eficaz al gigantesco mercado de California, que es la economía 7 del mundo.

Eso además de recuperar la vocación productiva y de desarrollo (no solo crecimiento de nuestro estado) además tiene una perspectiva clara de la realidad social de Sonora, por lo que estoy claro de que de llegar a la gubernatura Alfonso Durazo logrará muchos objetivos, pero el principal es regresar a Sonora a ser un estado de primer orden en materia de economía, desarrollo, competitividad e infraestructura, lo que es urgente, pues tenemos 30 años atrasados.

Alfonso Durazo es además entre los candidatos a gobernador el alumno más aventajado del presidente Andrés Manuel López Obrador, formó parte de su gabinete y lo conoce bien, tiene fuertes contactos en la esfera federal y una vasta experiencia en asuntos relacionados al manejo del gobierno y el poder.

Además tiene el cometido de importar a Sonora la visión, conceptos y criterios de la “Cuarta Transformación” que encabeza el mismo López Obrador.

Hay 2 frases en la lógica de lo que hace y dice Durazo que no pierden vigencia y que son el fondo de todo esto que les digo, la primera es “Por el bien de todos, primero los pobres” y ahí se expresa todo el concepto y criterios de lo que es esta visión integral, pues se necesita del sacar a millones de la pobreza para que a México le vaya bien y en Sonora existe, persiste, la pobreza y la pobreza extrema, por lo que se hace necesario cambiar la realidad de esos cientos de miles de personas para que a nuestro estado le vaya bien.

La segunda es que su criterio es “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo” y en este espíritu el combate a la corrupción es la esencia, Sonora no puede seguir siendo presa del saqueo, el latrocinio y la ambición de un pequeño grupo de poder, de una elite que se turna el manejo del estado con la finalidad de hacer grandes negocios con cargo al erario público.

Lamentablemente Ernesto Gándara Camou es el representante de esa realidad, y al forjar esa alianza extraña del PRI-PAN-PRD nos dejó claro que en el fondo y en la superficie son lo mismo, son la clase política defendiendo a una oligarquía, que por lo demás ya no se oculta para disputar el poder y defender sus intereses.

Frente a Celida López está Antonio Astiazarán Gutiérrez, otro personaje a quien puedo calificar de que es un buen tipo, sin embargo es su esencia lo que lo convierte en un peligro para Hermosillo, ya que representa una elite sedienta de regresar al control del presupuesto de la capital del estado y hacer de nuevo grandes negocios a partir de una visión que se centra en el individualismo y le da la espalda al interés colectivo.

Antonio Astiazarán Gutiérrez

El “Toño” como lo conocen sus partidarios ha sido en el pasado diputado federal y alcalde de Guaymas y es esa experiencia y sus aventuras empresariales lo que lo hacen un perfil inadecuado, ya que en el pasado él mismo concesionó el servicio de basura en Guaymas a una empresa privada y se ha metido a desarrollar negocios en la industria de la energía de fuentes sustentables, en particular la energía eólica y solar y lo más paradójico es que promueve soluciones para Hermosillo a partir de esas experiencias.

Habrá que recordar que Celida llegó al poder en el 2018 y que la comunidad de Hermosillo votó por ella por el hartazgo respecto a gobiernos de visión empresarial como el de Javier Gándara Magaña, o de otros dados al saqueo como el de Alejandro López Caballero y el de Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, que dejaron al municipio endeudado, con servicios concesionados a más no poder y al borde de la quiebra.

La actual presidenta municipal salvó a la ciudad de eso y ha venido avanzando con una visión renovadora y de rescate. Quizá no es una militante de izquierda, pero ninguno de sus contrincantes lo es, además ella misma jamás ha simulado o dicho tener una ideología identificada con las causas de izquierda, así que tiene mi voto y mi respaldo.

En el caso de Lorenia Valles, es una militante de izquierda con larga trayectoria, con experiencia como diputada federal, pues ya ha ocupado ese cargo 2 veces, de modo que va por la reelección a partir de un fuerte compromiso con el proyecto de López Obrador.

Justo enfrente Lorenia tiene a Arturo Fernández-Díaz González, quizá el más abierto representante de la oligarquía política-empresarial de todo Sonora y quizá de todo México, pues cuenta en sus alforjas con varias situaciones, comenzando por su origen familiar, ya que la suya es la familia más rica de Sonora, con intereses en los sectores de industria, comercio, servicios financieros.

Arturo Fernández de la elite empresarial a la búsqueda de poder político, ahora anda conociendo los barrios de sus empleados

Cómo antecedente directo Arturo fue presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) un sindicato patronal puesto a cuidar los intereses del sector privado y encima de ello es sobrino de Javier Gándara Magaña, ex alcalde de Hermosillo y ex candidato a gobernador (derrotado por Claudia Pavlovich) es en si el poder económico tratando de transmutarse en poder político y no ha dudado en desplegar vastos recursos económicos para lograr su objetivo de hacerse con el Distrito Federal 3.

En pocas palabras no hay contienda más clara desde la reacción, la visión neoliberal y el interés económico frente a la visión progresista y transformadora, que la pelea por el distrito federal 3. Por eso mi voto claramente se va con Lorenia.

Finalmente veo en Celeste Taddei, candidata a diputada local por el distrito 11, una visión fresca, juvenil y comprometida ella si con las causas de izquierda y de las mujeres, una chica de Hermosillo que nació en las luchas sociales y en la izquierda universitaria, dueña de una trayectoria en ese ámbito y que quiere llevar al congreso local la lógica del cambio. Tiene mi voto.

Frente a ella hay 2 opciones, en una está Magdalena Uribe Peña, actual diputada local por ese mismo distrito y a quien literalmente le tocó esa representación en una rifa, no ha sabido caminar, no ha sabido dar resultados y por eso no tiene mi voto; en la otra está Manuel Puebla Espinoza de los Monteros, también nuevo en las lides electorales, aunque ya estuvo en el servicio público como secretario particular de la gobernadora Claudia Pavlovich y posteriormente como secretario de Desarrollo Social en Sonora.

Manuel Puebla de Palacio al Barrio

Personalmente lo conozco a él y a su padre y no dudo que sea un buen tipo, el detalle es que representa también al estatus quo vigente en Sonora y lo que se necesita de manera urgente para Sonora es un cambio.

De esta manera les reitero mi voto es de 4 a favor de la 4T y mis razones son claras, yo no dudo ni titubeo en decir lo que pienso y porqué lo pienso, ni trato de disfrazarme de algo que no soy, nací y crecí en la izquierda y me dedico al periodismo, incluso soy especialista en asuntos económicos y de política, mi deseo más ferviente es que a mi Sonora le vaya bien.

Por cierto a 4 semanas hay 2 percepciones encontradas de quién y por qué ganará las elecciones, al respecto les digo que Morena y sus candidatos están muy arriba, gracias al apoyo popular, ojo es la gente, la raza, la que apoya el proyecto transformador no las elites política, empresarial, académica, o los comentócratas y opinologos que viven de eso y para esos grupos es difícil interpretar y entender lo que quiere la gente, porque desde siempre han estado separados del verdadero pueblo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here