Demian Duarte

Las finanzas de Sonora están en franca crisis, “tronadas” a partir de diversos factores, en especial la enorme tasa de endeudamiento que rebasa los 22 mil millones de pesos, los compromisos adquiridos, es decir adeudos a proveedores por casi 5 mil 400 millones de pesos y el fuerte déficit financiero, lo que se refleja en un flujo de caja prácticamente en ceros.

Omar Del Valle Colosio, titular de la Secretaría de Hacienda en la administración de Alfonso Durazo dijo que hubo irresponsabilidad manifiesta por parte de quienes condujeron las finanzas del estado en el sexenio anterior, pues nunca se tomaron medidas de austeridad ante la caída en los ingresos propios, razón por la que se tomarán medidas a fin de estabilizar la situación financiera.

Explicó que se aplicará un plan de austeridad, se hará contención del gasto, reorganización de los pasivos, estrategias de colaboración coordinadas con la federación, fortalecimiento de la recaudación, y un plan de estabilización financiera con medidas de corto y mediano plazo, particularmente con el manejo de tesorería y control de caja única.

“Es un conjunto de estrategias que estamos poniendo sobre el radar, para efectos de cómo lo vamos a llevar a cabo, de manera inmediata de aquí a diciembre, y otras que serán de año con año, (para que) en el mismo horizonte no mayor a 24 meses podamos contar con superávit primario, que permita un manejo de caja, un manejo de estimaciones de recurso mucho más eficiente, pero sin detener el desarrollo del plan de gobierno que  es la parte fundamental, y que es la instrucción por parte del gobernador, que trabajemos en esas dos vías”, señaló.

La falta de una política de contención del gasto y una inercia en las finanzas estatales por parte de la administración saliente, ocasionó problemas con el manejo de tesorería, caja, proyección de ingresos y gastos, y generó un desequilibrio en las finanzas, informó Omar del Valle Colosio.

En conferencia de prensa, el secretario de Hacienda reiteró que  la deuda pública del estado es superior a los 22 mil millones de pesos, en tanto que el déficit al cierre de año se estima cinco mil 471 millones de pesos, correspondiente a gastos de nómina, pensiones, gastos operativos y aportaciones a los municipios; también se detectaron pasivos con Isssteson por falta de aportaciones de cuotas y aportaciones retenidas por más de dos mil 477 millones de pesos; y saldos de pasivos contingentes por juicios laborales contra el gobierno del estado por más de 3 mil 300 millones de pesos.

También acotó que ninguno de los actores y alarmas que regularmente se tienen para impedir una situación como la presente dio la voz de alerta de manera sospechosa y aunque no señaló directamente al Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización ISAF por su actuación, si planteó que es de llamar la atención que no haya observación alguna por parte de ese organismo encargado de revisar el buen manejo administrativo de las instancia del gobierno.

Omar Del Valle Colosio acotó que hay buenas expectativas para el año 2022 ante el proyecto presupuestal del gobierno federal, que por primer vez considera destinar 88 mil millones de pesos a Sonora, un aumento del 21%, sin embargo consideró que es necesario reforzar las finanzas propias mediante la aplicación de la Ley de Hacienda, pues las participaciones federales parten de una estimación.

“Nosotros lo que tenemos que hacer es fortalecer nuestra estructura financiera y lo vamos a hacer con mayores ingresos, desde los federal y lo estatal, pero también tomando medidas, como las ya descritas, austeridad y como<ate a la corrupción, control del gasto para estabilizar las finanzas estatales», puntualizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here