#SonoraPower por Demian Duarte

El autor tiene 31 años de experiencia en el periodismo

Aunque los números los conocemos de sobra, no deja de sorprender el nivel de deuda y los problemas financieros enormes que debe sortear el nuevo gobierno de Sonora, que encabeza Alfonso Durazo M Montaño, para subsistir y salir adelante.

Ya se sabe que para completar la quincena y disponer de recursos para el gasto corriente de septiembre y octubre, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador aportó 1 mil 200 millones de pesos y que con eso el equipo que encabeza Omar Del Valle Colosio logró más o menos capotear la crisis.

Sin embargo tuve la oportunidad de conversar sobre el tema largo y tendido con Guillermo Noriega, el nuevo contralor del estado, quien me dijo que si bien se encontraron en el ejercicio del gasto del gobierno de Claudia Pavlovich muchas “inmoralidades” administrativas, mucho de lo que se ha revisado aparece en “norma”, lo que no necesariamente significa que esté bien.

Hoy por ejemplo en la prensa de la Ciudad de México un reporte del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, que encontró que solo en 6 estados, hay una herencia de 98 mil 200 millones de pesos y que además Sonora con 28 mil 100 millones de deuda, es el segundo estado que más aporta a esa cifra negra.

Lo interesante es que en Sonora la administración saliente, fue la que comprometió no contratar más deuda y acabó siendo el gobierno que más créditos adquirió en la época moderna del estado, con más de 7 mil millones, pues es necesario recordar que cuando se fue Guillermo Padrés Elías el monto total de la deuda ascendía a 21 mil millones, es decir que con Claudia se dio un aumento del 33 por ciento en la deuda estatal.

El problema es que con esos niveles de endeudamiento, no se encuentra salida, porque representan el 133 por ciento de las participaciones federales previstas, en el ramo 28, lo que dificulta aún más el camino.

El crucigrama que debe resolver Alfonso Durazo es muy complicado en este tema, y es que más allá de los niveles de deuda, no se ve exactamente en dónde se invirtió ese dinero, pues así que digamos muchas obras o proyectos terminados no quedaron hechos.

En la plática que tuve con Guillermo Noriega y que se puede encontrar integra en el canal de YouTube Sonora Power, el contralor me explica que se encontraron rastros de muchas irregularidades y sobre todo ineficacia en el ejercicio del gasto, que salen dese la Secretaría de Hacienda, que encabezó Raúl Navarro Gallegos, pero se siguen a la Secretaría de Salud de Enrique Claussen, la de Educación de Víctor Guerrero, la de Infraestructura y Desarrollo Urbano deRicardo Martínez Terrazas y el Isssteson, instancias que serán auditadas a fondo y en su momento sujetas (sus anteriores responsables) a sendas denuncias penales ante la Fiscalía General de la República y la Fiscalía Anticorrupción.

Sin duda es difícil de entender, aunque no difícil de creer el desastre financiero que heredó el gobierno de Claudia Pavlovich, uno que prometió acabar con la corrupción y las deudas innecesarias, pero que terminó haciendo exactamente lo mismo que sus predecesores, dejando al estado en condiciones de terapia intensiva.

Correspondencia a demiandu1@me.com | En Twitter @Demiandu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here