Demian Duarte

Al asumir como gobernador constitucional de Sonora Alfonso Durazo abordó la situación en que recibió la administración pública y al estado, y su diagnóstico fue devastador “fue un sexenio perdido”, “manejaron al estado como un rancho encargado a un voraz capataz”.

Así en síntesis, el gobernador planteó que además este 13 de septiembre acabó un sexenio de 30 años con una sucesión de gobiernos que se decían distintos y que en el fondo resultaron idénticos.

“Recibimos un estado arrasado por los malo gobiernos, por décadas Sonora fue botín de voraces jerarcas, estuvieron marcados por la corrupción, el despilfarro, el derroche, los lujos y las fantasías y guiados por un capitalismo de cuates, que solo sabe vivir de corrupción”, subrayó.

En ese sentido recalcó que la elección del 6 de junio fue histórica pues se logró quebrar la hegemonía de un grupo político (encabezado por Manlio Fabio Beltrones) que por décadas hizo lo que quiso, razón por la que el gobernador hizo un llamado a retirarse, hacerse a un lado a quienes se convirtieron en símbolo de saqueo y corrupción, pues —dijo— nadie llorará su partida ya que su herencia ha sido trágica.

Durazo Montaño aportó datos que muestran los malos resultados y la mala gestión, pues la economía estatal antes de la pandemia se contrajo 1.9% mientras otras entidades en la región crecían, se generaron apenas una cuarta parte de los empleos que necesitaba el estado y encima entre 2016 y 2020 Sonora solo captó 1 mil 765 millones de dólares de inversión extranjera directa, es decir la última posición entre los estados de la frontera.

“Las finanzas públicas están en quiebra, la deuda contratada asciende a más de 23 mil millones de pesos, un aumento del 33% en solo 5 años, sin obra pública que la justifique la hacienda pública estatal tiene un déficit de 5 mil 471 millones  de pesos y no tiene fuertes de financiamiento para lo que resta del año. A su vez el Isssteson tiene un déficit de 2 mil 476 millones de pesos” agregó.

En materia de bienestar no hay buenas cuentas, 1 de cada 3 sonorenses vive en condiciones de pobreza, esta situación aumentó en 27% en los últimos 12 años, señaló.

En cuanto ala criminalidad y la violencia, enfatizó que en 2020 teníamos una tasa de 27 homicidios por cada 100 mil habitantes, con alzas consecutivas en los últimos 4 años, no obstante los extraordinarios esfuerzos realizados por el gobierno federal, la Guardia Nacional por ejemplo triplica el numero de elementos de la policía estatal, ese esfuerzo inédito no encontró en Sonora un equivalente.

Dijo que la policía federal tuvo solo 200 elementos en Sonora, la Guardia Nacional (en cambio) a 2 años y medio de su creación tiene alrededor de 3 mil elementos desplegados y en cambio la PESP pasó de 900 elementos en 2015 a 1 mil en 2021, solo 100 elementos adicionales. Esto nos permite dimensionar la extraordinaria dimensión del esfuerzo federal en el estado, que no fue correspondido por el gobierno el estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here